Italiano Farmacia on line: comprare cialis senza ricetta, acquistare viagra internet.

04 martinez

04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 43 La mercantilización de los estados de ánimo.
las nuevas biopolíticas de las aflicciones En los últimos años ha aumentado de forma exponencial el consumo de antidepresivos (principalmentelos conocidos como ISRS y ISRN) en las sociedades de capitalismo avanzado. Las interpretaciones bio-médicas al uso identifican este fenómeno con el incremento de casos diagnosticados de depresión, ansie-dad y trastornos afines. Sin embargo, un análisis social de este incremento pone en evidencia su depen-dencia de determinadas biopolíticas del capitalismo tardío, como los instrumentos de persuasión de laindustria farmacéutica, el papel naturalizador de las adversidades humanas introducido por los paradig-mas biomédicos y las nuevas imágenes culturales de la modernidad incorporadas por los consumidores.
Este artículo puede entenderse como un análisis crítico de los procesos de medicalización, mercantiliza-ción y fetichismo de los malestares de nuestro tiempo.
PALABRAS CLAVE: Consumo de antidepresivos, mercantilización, medicalización, fetichismo, industria far- During the last years the consumption of antidepressants has increased exponentially in the societes ofhigher capitalism, specially the antidepressants known as Selective Serotonin Reuptake Inhibitors(SSRIs) and Selective Noraderenaline Reuptake Inhibitors (SNRIs). Biomedical sciences usually iden-tify this phenomenon with the growing of depression and anxiety diagnosis in these societies. Never-theless, a social analysis evidences the dependence of this rising consumption with some bio-politics oflate capitalism, such as the persuasion strategies of pharmaceutical industry, the reification of humanadversities introduced by biomedical paradigms, and the new cultural images of modernity embodiedby consumers. This paper is an analysis of medicalization, commodification and fetishism of our timemisfortunes.
KEY WORDS: Antidepressant’s consumption, commodification, medicalization, fetishism, pharmaceutical Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 44 La mercantilización de los estados de ánimo “Creo que Prozac es una de las mejores cosas que tiones: ¿Cuál es el potencial de la psicofarmaco- logía para esculpir la personalidad y alcanzar la Testimonio de la Sra. M, consumidora de antide- felicidad? ¿Qué hay de diferente entre estas nue- vas tecnologías de la mente y los viejos recursospsicoterapéuticos y psicoactivos? ¿Estamos en “And then something just kind of changed in me.
Over the next few days, I became all right, safe in my los umbrales de un cambio cultural sin prece- own skin. It happened just like that. One morning I dentes que va afectar las ideas de persona, los woke up, and I really did want to live… Was it the estados de ánimo y el comportamiento social? ¿Cuánto es eficacia biológica y cuánto marke- P rozac Nation (Young and Depressed in America), Elizabeth Wurtzel (Estados Unidos, 1996).
Si bien muchas de estas preguntas aún no han obtenido respuesta, al menos de una forma lo Uno de los fenómenos más paradigmáticos suficientemente fehaciente, lo cierto es que los del capitalismo tardío y sus biopolíticas sobre el antidepresivos ISRS/ISRN se han convertido en cuerpo, la subjetividad y las aflicciones huma- símbolos globalizados presentes en ámbitos tan nas es el aumento espectacular del consumo de diversos como los contextos médicos y de aten- antidepresivos en las sociedades de industrialis- ción psiquiátrica, la publicidad farmacéutica mo avanzado y en los grupos hegemónicos (éli- directa e indirecta al público, los mass media, tes y clases medias) de los países en desarrollo.
Los nuevos antidepresivos, también conocidos (Internet) y la denominada alta cultura (cine, lite- como ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recap- ratura, etc.) que ha ensalzado o criticado –aun- tación de Serotonina) e ISRN (Inhibidores que generalmente con idéntico efecto multipli- Selectivos de la Recaptación de Noradrenalina), cador– el consumo de este tipo de substancias.
son los principales protagonistas de este fenó- Marcas como Prozac (fluoxetina) o Seroxat (paroxetina) –por citar sólo las más conocidas– encendidos– sobre las potencialidades científi- se han convertido en representaciones ubicuas cas y los límites éticos de diseñar la personali- que, mediante el poder homogeneizador de la dad y las emociones, sobre la pertinencia del uso relación consumidor-mercancía, crean modelos de fármacos para alcanzar la felicidad y sobre globales sobre la subjetividad y los estados de los usos de la psicofarmacología como medio de ánimo en ámbitos locales aparentemente tan Desde la validación en 1986 del clorhidrato de fluoxetina (más conocido por uno de sus nombrescomerciales: Prozac) en Bélgica y en 1987 en los Estados Unidos de América, la proliferación de apelativos en los medios académicos y de comu-nicación de masas sobre las virtudes, defectos y Generalmente se sitúan los antecedentes his- repercusiones sociales de este tipo de fármacos ha tóricos de la moderna industria farmacéutica, generado una auténtica polifonía terminológica.
entendida como fabricación masiva de medica- “La cultura de las drogas legales” (Rimer, 1993), mentos, en la iatroquímica del siglo XVII de “La cápsula de la evasión” (Bracewell, 1993), “La Franz de la Boe y Willis y en la iatromecánica de nueva cosmética psicofarmacológica” (Kramer, Boerhave que tuvieron gran éxito en la medicina 1993), “La píldora de la personalidad” (Toufexis, que media entre los siglos XVII y XVIII. Sin 1993), “La píldora de las píldoras (Nuland, 1994) embargo, el impulso definitivo de este sector o “La generación Prozac” (Grant, 1994) son sólo productivo debe vincularse a la conjunción de algunos de los calificativos más populares que dos factores importantes: el desarrollo del capi- adquirieron resonancia ya en la primera mitad de talismo en el siglo XIX con sus vertientes indus- trialistas y manufactureras y el éxito de la medi- En relativamente poco tiempo, y como resul- cina de laboratorio de la segunda mitad del siglo tado del impacto que el diseño bioquímico y sus XIX que dará pie a la teoría bacteriológica y a la horizontes imaginados dibujan en la cultura de búsqueda incesante de remedios en la forma de la modernidad, han cobrado fuerza algunas cues- vacunas y medicamentos como los antibióticos1.
1 Véase Rosen (1993) para un análisis histórico del modelo biomédico y de sus industrias asociadas.
Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 45 La mercantilización de los estados de ánimo Desde ese momento hasta la actualidad, la síntomas de agotamiento– en Europa y Norte industria farmacéutica se ha desarrollado expo- América de las políticas externalizadas de aten- nencialmente hasta constituir la segunda en el ción en salud mental. Frente a la imagen del mundo en términos de concentración de capital.
manicomio2 como dispositivo de confinamiento Las posibilidades abiertas por las biotecnologías y contención de los sujetos afectados por trastor- a partir del advenimiento de la biología molecu- nos psicóticos, retraso mental y enfermedades lar han añadido un abanico aún mayor de poten- neurodegenerativas, los modelos externalizados cialidades tanto en términos de investigación constituyen redes de recursos asistenciales, a como de mercado. Hay, incluso, quien anuncia menudo ambulatorios, que están dirigidos a la que estamos en el comienzo de una nueva era población general y no exclusivamente a los biotecnológica configurada por la combinación afectados por trastornos mentales graves. Una de los modelos informacionales y la biología situación semejante se produce en los sistemas molecular que va permitir –y en cierta medida ya de atención primaria de salud de algunos países lo está permitiendo– tanto la interpretación del que incorporan el tratamiento y el seguimiento código de la vida como su recodificación y ree- de trastornos mentales como la depresión o la laboración mediante la ingeniería genética ansiedad entre su repertorio de patologías y pro- (Kelly, 1995; Castells, 1998; Rheinberger, 2000).
blemas asistibles. De hecho, la atención de la Este desarrollo histórico vertiginoso ha con- salud mental en las sociedades de capitalismo vertido a la industria farmacéutica en una de las avanzado muestra un claro desdoblamiento entre actividades más lucrativas, con crecimientos lo que podemos llamar una biopolítica de las medios de beneficios superiores al 15% durante psicosis y los trastornos graves, basada en la la última década; una parte considerable de los contención neuroquímica mediante los clásicos cuáles puede atribuirse sin ninguna duda al éxito neurolépticos y sus reformulaciones más recien- de los ISRS/ISRN (O’Reilly, 2001). De hecho, tes, y una biopolítica de las enfermedades leves, dos de los campos más prometedores de este los malestares y las adversidades humanas que sector son los fármacos destinados a situaciones está orientada a la asistencia de amplias capas de de la vida cotidiana que son más fácilmente la población. Esta segunda biopolítica toma maleables y “construibles” con las campañas como base y paradigma los éxitos relativos publicitarias; esto es: las emociones (especial- –pero al fin y al cabo éxitos en términos de con- mente los estados depresivos, la fobia social, la sumo– de los nuevos antidepresivos.
timidez extrema, etc.) y la sexualidad (la disfun- Las diversas formas de depresión (depresión ción eréctil y los trastornos del orgasmo). mayor, distimia, depresión reactiva, etc.) y de Según el informe anual de la revista Scrip ansiedad (trastorno de ansiedad generalizada, (Pharmaceutical issues in perspective), los crisis de angustia, trastorno obsesivo-compulsi- antidepresivos son desde hace unos años el ter- vo, etc.), la bulimia y una miríada de estados cer tipo de fármaco más vendido en el mundo, reconvertidos en enfermedad, como el síndrome sólo por detrás de los hipolipemiantes (reducto- premenstrual disfórico y la fobia social, confor- res del colesterol y los triglicéridos) y los man el amplio espectro de tratamiento de este antiulcerantes, y generaron en el año 2004 un tipo de psicofármacos que utilizan actualmente más de 100 millones de personas en el mundo.
dólares: el 4% de las ventas mundiales de esta Sólo para Prozac –y sin contar las otras presen- industria. Sólo en Estados Unidos –donde los taciones comerciales del clorhidrato de fluoxeti- antidepresivos han sido durante algunos años el na– se calcula una cifra de 54 millones de con- tipo de medicamento más consumido– el volu- sumidores, a los que hay que añadir el colectivo men de ventas de estos fármacos fue en 2004 cada vez más numeroso de usuarios del clorhi- de 10.997 millones de dólares, más de la mitad drato de paroxetina y de las nuevas moléculas de las ventas mundiales (NICHM Foundation, ISRS que van tomando el relevo, así como la diversidad de antidepresivos existentes en el mer- El auge de los nuevos antidepresivos coincide cado, como los ISRN (Inhibidores Selectivos de con la consolidación –y también los primeros la Recaptación de Noradrenalina) y los ISRNS 2 Para un análisis del modelo manicomial y de sus tratamientos ver entre otros muchos Grob (1991) y Freedman (1992), también Mar- Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 46 La mercantilización de los estados de ánimo (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de nándose desde el año 2001 a un ritmo de más de Noradrenalina y Serotonina), entre otros. 25 millones de dólares mensuales en recetas. Una mirada a la evolución del consumo de los La incorporación de Japón a la moderna dis- nuevos antidepresivos no deja lugar a dudas pensación de antidepresivos puede entenderse sobre su popularización en los diferentes grupos como un ejemplo más de las ductilidades de las sociales y en los diversos países de capitalismo culturas locales ante ese sistema de significa- avanzado. Por ejemplo, en Suecia aparece una dos y valores que podemos denominar cultura progresión en el número de dosis diarias defini- de la modernidad, metacultura global o superes- das de antidepresivos por 1000 habitantes y día tructura de la globalización. De hecho, y a (DHDs) que oscila en los varones entre el 4.2 pesar de las pluralidades sociales e identitarias para 1977 y el 21.8 para 1997 y, en las mujeres, que conforman el panorama social contemporá- entre el 8.8 y el 42.4 para los mismos años neo, la metacultura global, con su lógica signi- (Carlsten et al, 2001). En Islandia, por su parte, ficante de la mercancía y el consumo, genera se pasó de 8.4 DHDs en 1975 a 72.7 en el año ciertas regularidades tras las diversidades loca- 2000 (Helgason et al. 2004). En Australia se les aparentes. El mestizaje, la interculturalidad dibuja una evolución desde los 12.4 DHDs en y la multiculturalidad tan proverbiales de nues- 1990 a los 35.7 en 1998 (McManus et al, 2000).
En Estados Unidos, se dispensaron 147 millones hibridación desigual mediante los cuales los de dosis en 2004 frente a los 84 millones de diferentes mundos locales quedan capturados 1999. En Italia las cifras fluctúan entre los 9 en redes transnacionales de mercantilización.
DHDs en 1995 y los 26 en 2003 (Ciuna et al, Es la lógica de la mercancía y sus fetiches que 2004). Con algunas excepciones, como es el conlleva que una gran diversidad de objetos, caso de Japón y Alemania, los datos para la productos, servicios, representaciones, cánones mayoría de las sociedades industrializadas indi- estéticos y modelos sobre la subjetividad pue- can la misma progresión y en el año 2002 pode- dan incrustarse –al margen de su contexto local mos hablar de un valor en torno a los 45 DHDs de procedencia– en sistemas globales de distri- en España, Francia y Reino Unido y del papel bución y consumo, con el consiguiente protago- nismo que ello ofrece a la figura del “cuerpo- La introducción de los nuevos antidepresivos no se ha generado de forma mimética en todas individualismo y sus imaginarios asociados: el las sociedades industrializadas ni a los mismos cuerpo anómalo, decaído y deprimido como ritmos, pues han persistido algunas excepciones símbolo de la disintonía con la estructura social locales derivadas de la articulación entre los sis- frente al cuerpo hipernormalizado, exultante, temas de salud, de las políticas nacionales de vital y con capacidad de decisión en la sociedad control de medicamentos y de las concepciones de consumo. Algunos autores, como Applbaum locales sobre las emociones y la subjetividad.
(2000), han hablado incluso de una “monocul- Este es el caso de Japón, cuyo gobierno – a pesar tura global de la felicidad” basada en la buena de ser un país que goza ya de una larga tradición vida, la evitación del sufrimiento, el confort de psiquiatría biológica– no permitió hasta cotidiano y el consumo de la mayor cantidad fechas recientes la aprobación de los fármacos posible de bienes y servicios. Este modelo cul- ISRS/ISRN. El significado que en este contexto tural, sin embargo, generaría sus propias con- cultural guardan la tristeza y la depresión mode- tradicciones, como la antinomia entre los cáno- radas como actos de conciencia sobre la “natura- nes estéticos corporales de la modernidad y el leza fugaz del mundo”, así como la tensión nor- hedonismo de la dieta o la relación paradójica mativa que la personalidad extravertida genera entre las incertidumbres del mercado de trabajo en la vida cotidiana y en los protocolos de defe- (flexibilidad en el empleo, deslocalización, rencia, pueden entenderse como algunos ele- etc.) y las concepciones cosméticas de la felici- mentos explicativos de esta excepcionalidad dad como símbolo del triunfo y la autorrealiza- que, como indica Kirmayer (2002), está difumi- 3 Si bien el crecimiento del consumo se ha ralentizado en los dos últimos años, según el IMS Health y el informe de la OMS sobre la situación mundial de las políticas de dispensación de fármacos, entre el año 2000 y 2001 el aumento global de antidepresivos fue nadamenos que de un 20%, con su correspondiente impacto económico en la prestación de servicios de los sistemas sanitarios basados en lacobertura universal y gratuita o semi-gratuita de medicamentos.
Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 47 La mercantilización de los estados de ánimo determinados grupos sociales como especial- mente vulnerables a esta supuesta pandemia.
Las más afectadas suelen ser las mujeres adul-tas4, especialmente las amas de casa y las ancia- Como consecuencia de las contradicciones de nas, aunque también aumenta el número de la modernidad y de los intereses de la industria casos en los diferentes colectivos sociales, como farmacéutica, se percibe en los últimos años un los varones desempleados y las adolescentes.
aumento más que considerable de casos diag- Por ejemplo, en una explotación de la Encuesta nosticados de depresión, ansiedad y otros tras- de Salud de Cataluña 2002 (ESCA2002) que tornos afines. Según el informe anual de 2001 hemos realizado recientemente en el contexto de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) una investigación más amplia y de carácter dedicó a la salud mental la depresión puede con- metodológicamente mixto (cuantitativo y cuali- siderarse la cuarta enfermedad en términos de tativo) sobre la salud de los menores, adolescen- prevalencia mundial y una de las primeras cau- tes y jóvenes catalanes, se observa que el 15,1% sas de discapacidad y mortalidad causada por de las muchachas entre 15 y 19 años afirman suicidio. La previsión de futuro resulta aún sentirse deprimidas, con una diferencia muy sig- menos optimista, ya que se calcula que en el año nificativa entre clases sociales que fluctúa entre 2020 la depresión será la segunda enfermedad el 9,8% de las hijas de empresarios, directivos y más prevalente en el mundo únicamente por profesionales y el 34,6% de la hijas de trabaja- detrás de la cardiopatía isquémica (OMS, 2001). dores no cualificados (Martínez Hernáez y Los datos aportados por la OMS son signifi- Recio Cáceres, 2005). La soledad, la falta de cativos, principalmente por su alcance global y relación con sus progenitores, las incertidum- por la autoridad de este organismo, pero no son bres ante el futuro, el miedo al rechazo de los nuevos. Desde finales de la década de los ochen- iguales, los obstáculos para adaptarse a los cáno- ta, y coincidiendo con la aparición de los ISRS, nes estéticos y de consumo, la marginación y el ha ido creciendo entre los profesionales sanita- peso de las cargas domésticas, que todavía afec- rios, las agencias nacionales e internacionales tan más a las muchachas que a los adolescentes dedicadas a la salud mental y los medios de varones, son algunas de las causas que han plan- comunicación de masas la idea que estamos ante teado nuestras informantes en una serie de gru- una “epidemia de depresión”. También ha llega- pos focales. De este colectivo, la mayoría no son do a hablarse de forma un tanto apodíctica de consumidoras de psicofármacos, aunque se una “era de la depresión” que vendría a evocar dibuja una tendencia al alza, con los problemas los malestares y desarreglos característicos de la éticos que se derivan de la medicamentización modernidad. Las últimas estimaciones epide- miológicas realizadas en Europa (Alonso et al, La lectura biomédica, y especialmente las 2004) apuntan en esta dirección, pues informan corrientes más propicias a la interpretación de de una prevalencia de “depresión mayor” en la estos malestares en clave biológica, como es el población general del 14% a lo largo de la vida caso del neokraepelinismo en psiquiatría6, deri- y de un 4,2% al año. Si añadimos los casos de van la existencia de un porcentaje tan elevado de ansiedad (13,6% a lo largo de la vida y 6% al estados depresivos y ansiosos de una mayor año), las distimias y los simples estados depresi- cobertura asistencial que permitiría abordar en vos –subclínicos desde un punto de vista clínico la actualidad un espectro de trastornos y síndro- estricto, pero medicalizados frecuentemente en mes anteriormente infradiagnosticados o sim- la práctica– los datos alcanzan porcentajes plemente no diagnosticados. De esta forma, la incorporación de la asistencia en salud mental en las redes de atención primaria de salud y el Europa y Norte América coinciden en señalar despliegue cada vez mayor de los dispositivos de 4 Según la Encuesta Nacional de Salud 2001 del Ministerio de Sanidad y Consumo, la tasa de depresión declarada por 100 habitantes en España para mayores de 16 años es de 9,2 para las mujeres y 3.7 para los hombres.
5 Véase Cohen y Hoeller (2003), entre otros, para un debate sobre este tema.
6 El neokraepelinismo, como su nombre indica, puede entenderse como una revitalización de las aportaciones teóricas y taxonómicas de Kraepelin, basadas en la idea de que toda enfermedad mental es una enfermedad cerebral. En otro lugar (Martínez Hernáez, 2000a)hemos realizado un análisis en profundidad de los presupuestos de esta corriente.
Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 48 La mercantilización de los estados de ánimo atención psiquiátrica se entenderían como la y “baja autoestima” o la pareja “dificultad para causa del incremento y universalización del concentrarse” y “falta de energía”. A pesar de número de diagnósticos y también de tratamien- que se establece la necesidad de una prolonga- tos. En la base de este argumento está la idea que ción en el tiempo de estos síntomas, no hay que los diferentes estados depresivos son realidades ser muy perspicaz para observar que son combi- patológicas que “están ahí”, como fenómenos naciones de sentimientos, sensaciones y estados naturales a ser entendidos y tratados, y que res- de ánimo que con toda seguridad confluyen en ponden a mecanismos biológicos de momento algún momento de la trayectoria vital de cual- desconocidos, pero sobre los cuales ya se han quier sujeto. Un motivo etnográfico puede resul- abierto horizontes de comprensión científica, como la hipótesis o teoría serotoninérgica que haavalado el desarrollo y popularización de los Son las 11 horas y 15 minutos y nos encontramos como observadores en la consulta del Doctor S, un Con todo, la idea de una entidad mórbida psiquiatra de la red pública de Barcelona. A los pocos estable –o de varias entidades dependiendo de la minutos entra un paciente en su consulta. Se trata de gravedad, curso y manifestación del cuadro la Señora R, de aproximadamente 50 años que, antela pregunta “¿Cuénteme qué le ocurre?” planteada (depresión mayor, distimia, etc.)– muestra algu- por el clínico, responde con cierto pesar en el habla: nas debilidades en su formulación. La primera “¡Ay Dios mío! No encuentro sentido a la vida desde de ellas es que, ante la ausencia de un conoci- que murió mi marido”. Al poco rato el clínico gara- miento etiológico corroborado, las hipótesis en batea en un papel “sentimientos de desesperanza”, juego, incluida la teoría serotoninérgica que ya mientras el paciente continúa con su narrativa y hemos citado, adquieren el valor de conjeturas explica que ahora su hija ya es mayor y quiere vivir más que de certezas. La segunda debilidad, en sola, que se siente inútil porque siempre se había gran medida derivada de la primera, es que la dedicado a su familia y ahora ya no tiene familia, que laxitud de los criterios diagnósticos para definir su madre murió hace un par de años y que “la casa se una distimia o incluso una depresión mayor per- le cae encima”. El clínico no espera a que el pacien- mite la sobre-representación de las situaciones te construya más a fondo su relato y realiza pregun- tas del tipo “¿Se siente usted cansada por las maña- Si bien en otros textos hemos realizado un nas?”, “¿Ha perdido peso últimamente?”. El paciente análisis crítico de estos problemas de forma más muestra un gesto que interpreto como una incom- extensiva (Martínez Hernáez 2000a y 2000b), a prensión sobre el objetivo de estas cuestiones, pero modo de ilustración podemos decir que en los continúa hablando de sus problemas cotidianos. Tras manuales más utilizados, como el DSM-IV de la una breve espera, el profesional interrumpe de nuevo American Psychiatric Association, un trastorno la narración de la Señora R con cuestiones del tipo: distímico (también llamado neurosis depresiva) “¿Ha tenido ideas de suicidio? “¿Puede dormir bien puede diagnosticarse si se reúnen dos o más de por las noches?”, “¿Desde cuándo tiene usted estas los siguientes criterios diagnósticos: “1) pérdida sensaciones?”. El paciente responde a estas pregun- o aumento de apetito, 2) insomnio o hipersom- tas apelando a su mundo de vivencias y representa-ciones. No acepta el suicidio porque es contrario a la nia, 3) falta de energía o fatiga, 4) baja autoesti- fe católica y en cuanto al sueño reconoce que hace ma, 5) dificultad para concentrarse o para tomar tiempo que lo tiene perturbado por la cantidad de decisiones y 6) sentimientos de desesperanza” recuerdos e incertidumbres que por la noche invaden (APA 1995:356). Los criterios para trastornos su mente. La sesión finaliza abruptamente con una más graves como la depresión mayor son un indicación de tratamiento psicofarmacológico –con- poco más estrictos y por tanto no permiten una cretamente antidepresivos– por parte del psiquiatra y sobre-representación de la misma magnitud; sin con una frase del paciente: “Lo que tengo no me lo embargo, no escapan a los problemas de indefi- nición de la enfermedad, pues hoy por hoy noexiste ninguna prueba biomédica objetiva para Esta escena que acabamos de mostrar es ante- rior al auge de los antidepresivos de nueva gene- La falta de definición de los trastornos depre- ración. Quizá por ello la Señora R se muestra sivos, especialmente de los leves, facilita que extraordinariamente reluctante a resolver sus cualquier estado de ánimo que implique decai- adversidades con psicofármacos e insiste en his- miento pueda ser medicalizado; por ejemplo, la torizar y socializar su aflicción frente al procedi- combinación de “sentimientos de desesperanza” miento reificador del clínico que, contrariamen- Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 49 La mercantilización de los estados de ánimo te, lleva a cabo una búsqueda de indicios y algún medicamento?”, con lo cual el orden de lo “hechos” que le permitan elaborar un diagnósti- que acontece es reconvertido en un lenguaje de co y pautar un tratamiento de tipo farmacológi- señales y hechos naturales, como el humo que co. Como el sistema biomédico no dispone de indica la existencia de fuego o las nubes que un conocimiento sobre las bases biológicas de gran parte de los trastornos mentales ni tampoco El ejercicio de “desprendimiento” de lo social cuenta entre su arsenal con tecnología medica que desarrolla el psiquiatra de nuestra escena no que permita revelar disfunciones mediante prue- es un caso aislado y puede interpretarse como un bas diagnósticas, la búsqueda del psiquiatra se artificio cultural –intrínseco a una determinada ve limitada a la observación de los signos físicos cultura profesional– que genera “ilusiones” manifiestos, cuando éstos existen, y a la inter- sobre los fenómenos patológicos. Se trata de un pretación de las expresiones del paciente como fetichismo de la enfermedad que opera en un evidencias más o menos directas de supuestas doble plano. En un primer nivel, el objeto (la alteraciones neuroquímicas o neurohumorales.
aflicción) es reducido a una situación presocial, En el caso de la Señora R se supone que su pro- a un mundo de neurotransmisores, sinapsis neu- blema, como en las depresiones en general, es rales y principios farmacológicos activos a los una alteración de la recaptación de serotonina en que se les supone una eficacia biológica. Aquí el el cerebro. De esta forma, sus adversidades, la paciente es cosificado mientras su “enferme- pérdida de sus seres queridos, los inconvenientes dad” y los tratamientos son personificados: la de la desigualdad de género, la dificultad de depresión y los antidepresivos como personajes encontrar una función social en su vida o inclu- con identidad en un mundo de representaciones so su desplante final, que puede ser interpretado biomédicas. En un segundo nivel, la desocializa- clínicamente (y así lo fue) como una reacción ción del objeto evita cualquier interpelación –al agresiva propia de la depresión, son reducidos al menos en un sentido prioritario– sobre lo social ámbito de la disponibilidad de serotonina en los del sujeto (el psiquiatra, el sistema asistencial, la presión de los laboratorios farmacéuticos, la cul- Como podemos observar, el paciente habla y tura profesional, etc.) y permite desocializar las describe sus sensaciones, expresa sus síntomas, propias interpretaciones clínicas. El fetichismo narra su aflicción. De toda esta información el de la enfermedad adopta, así, un carácter de profesional sólo rescata algunos síntomas para doble negación de las relaciones sociales, tanto proceder a un diagnóstico. Ese rescatar es algo en el plano del objeto como del sujeto. De esta así como reconvertir “¡Ay Dios mío! No encuen- forma, el clínico construye un mundo de fenó- tro sentido a la vida desde que murió mi marido” menos naturales que pueden ser analizados y tra- en “sentimientos de desesperanza”, uno de los tados sin interferencias, pues lo social ha sido criterios diagnósticos de distimia o neurosis ocultado o disimulado por un proceso de reifica- depresiva. Tras esta queja, el paciente continúa relatando su malestar, pero sus intereses derivan Los procesos de naturalización de las afliccio- en la expresión de sus reflexiones: “Y claro, nes humanas y su reconversión en enfermedades ahora mi hija ya es mayor y quiere vivir sola”.
se amplifican hoy en día por la mayor disponibi- Ante lo cual el profesional muestra una limitada lidad de los usuarios a la resolución de sus dosis de paciencia y acaba preguntando: “¿Se malestares mediante la ingesta de psicofárma- siente usted cansada por las mañanas? ¿Ha per- cos. También por la mayor ductilidad que los cri- dido peso últimamente?”. El paciente sigue el terios diagnósticos de la depresión muestran en hilo de las cuestiones que le acaban de hacer y determinados medios de información al alcance define de forma más o menos precisa sus sensa- del público general, como es el caso de Internet.
ciones. De nuevo otras preguntas del clínico La Tabla 1 es un ejercicio comparativo que irrumpen en la escena: “¿Ha tenido ideas de sui- hemos realizado de los criterios para el “episo- cidio? ¿Ha pensado que no merecía la pena la dio depresivo mayor” utilizados en el DSM-IV y vida? ¿Puede dormir bien por las noches?” La la información sobre los síntomas de depresión narrativa de la afligida da de nuevo respuesta a del web-site de una conocida marca de ISRSs.
estos interrogantes, pero introduce una dimen- Obsérvese que en la página del laboratorio el sión biográfica y moral a través de sus palabras.
criterio del DSM-IV “Pérdida importante de De nuevo el clínico pregunta: “¿Desde cuándo peso sin hacer régimen o aumento de peso (más tiene usted estas sensaciones? ¿Está tomando del 5% del peso corporal en un mes)” ha sido Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 50 La mercantilización de los estados de ánimo DSM-IV (Asociación Americana de Psiquiatría) Disminución acusada del interés o de la capacidad Falta de interés o placer en tus actividades cotidianas y para el placer en todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día, casi cada día.
Pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso (más del 5% del peso corporal en unmes).
Insomnio o hipersomnia casi cada día.
Agitación psicomotora casi cada día.
Fatiga o pérdida de energía casi cada día.
Fatiga o falta de energía (sin especificación de tiempo).
Sentimientos de culpa excesiva o inutilidad (que pue- Sentimientos de culpa, inutilidad e inseguridad.
den ser delirantes) casi cada día (no los simples auto-rreproches o autoculpabilización).
Disminución acusada de la capacidad para pensar.
Dificultad para concentrarse o pensar con claridad.
Pensamientos recurrentes de muerte (no sólo temor a la muerte), ideación suicida recurrente.
transformado en “Cambios en el apetito”, medida por los intereses de la industria farma- “Insomnio o hipersomnia casi cada día” en “Pro- céutica, por la organización burocrática de los blemas para dormir”, “Disminución acusada de sistemas de atención en salud y en salud mental la capacidad para pensar” en “Dificultad para y por las necesidades construidas por las expec- concentrarse o pensar con claridad”, “La agita- tativas culturales de la modernidad y de la socie- ción psicomotora casi cada día” en “Ansiedad e dad de consumo. Como indica uno de los psi- inquietud” y los “Sentimientos de culpa excesi- quiatras –informantes de nuestra investigación va o inutilidad (que pueden ser delirantes) casi en Cataluña–: “Yo tengo que decirle a muchos cada día (no los simples autorreproches o auto- pacientes: Oiga que lo suyo no es una depresión.
culpabilización)” en “Sentimientos de culpa, Usted está simplemente triste y tiene todo el derecho de estarlo. Como han hablado con la Como resulta perceptible, el juego consiste en vecina o con un familiar que está tomando P ro- introducir una mayor laxitud en los criterios zac o Seroxat y están muy contentos, después diagnósticos para incorporar en la definición de vienen a pedirte el medicamento. Ellos ya han lo patológico situaciones habituales de la adver- hecho su autodiagnóstico. Tienen muy claro que sidad humana. Con esta afirmación no queremos tienen una depresión y lo que quieren es resolver negar la existencia de una enfermedad (o varias) los problemas de su vida con pastillas”.
hoy denominada “depresión”, de posible origen El estado de ánimo reconvertido en anomalía biológico y que sin duda provoca un sufrimiento es también el síntoma de una lógica de desocia- que puede ser paliado con psicofármacos, sino lización que basa su poder mistificador en la señalar el abuso de la nosología y de la prescrip- apelación exclusiva a un mundo de vísceras y ción ante emociones y estados comunes como la alteraciones neuroquímicas. En este punto, los tristeza, el abatimiento, el duelo, el estrés e procesos de mercantilización y de medicaliza- incluso el cansancio, que no deberían ser medi- ción parecen encontrarse y reproducirse con calizados, pues simplemente no son enfermeda- mutuo apoyo para generar ilusiones o fetiches des, y que si son tratados como tales es en gran paralelos, aunque no idénticos: el fetichismo de Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 51 La mercantilización de los estados de ánimo la mercancía (antidepresivos) en tanto que c) La publicidad indirecta al público en gene- detentadora de valor, propiedades y poderes pro- ral mediante la financiación de los días de con- pios y el fetichismo de la enfermedad (depre- ciencia sobre una determinada enfermedad o la sión) que, mientras “disimula” las relaciones divulgación masiva de los éxitos de las nuevas sociales que producen la aflicción y los estados moléculas en los medios de comunicación, así de ánimo, enreda a los actores en redes de con- como la ocultación de los fracasos. Para el caso sumo, mercantilización y hegemonía.
de los antidepresivos ISRS es conocida la minus-valoración, por parte de la industria, de algunosresultados de estudios experimentales que mues- tran una eficacia de estas substancias similares al placebo, y de otros que indican la presencia deimportantes efectos adversos como la agresivi- Las estrategias biopolíticas y bioeconómicas dad y el suicidio, principalmente entre los consu- de la industria farmacéutica en el ámbito de los midores adolescentes (Medawar, 1997).
nuevos antidepresivos permiten evocar el con- d) La creación de un clima favorable a los cepto de egemonia (hegemonía) de Gramsci, productos en las revistas médicas, a menudo aunque en el territorio de un saber experto como financiadas por la propia industria. En este caso la biomedicina y un conocimiento profano orga- las estrategias pueden oscilar entre la incorpora- nizado al ritmo sincopado de la economía global ción de los miembros de los consejos de redac- y sus intereses de consumo. Si Gramsci7 propo- ción en la nómina de asesores de las compañías nía esta noción para mostrar la forma en que las y la explotación masiva en las publicaciones de élites consiguen que sus valores, representacio- los resultados favorables mediante el sistema de nes y tendencias (así como la ideología que salami-slicing o troceado de una investigación enmascara y disimula las desigualdades) filtren en varias entregas que permite crear un efecto de en las capas populares y sean asumidas como avalancha en los índices bibliométricos (Mata y propias por parte de los grupos subalternos, las estrategias de promoción de los antidepresivos y e) La financiación de investigaciones con la reconversión de los problemas humanos en cláusulas que aseguran un resultado satisfactorio enfermedades a tratar con psicofármacos pueden a las compañías. Los editoriales de revistas de entenderse como procesos de una egemonia que prestigio como British Medical Journal han actúa tanto en los sistemas expertos como en las incidido sobre este aspecto de forma clara e inci- siva al apuntar que frecuentemente se publican Los métodos de la industria farmacéutica para artículos cuyos autores no han participado en el construir su egemonía son muy variados (publi- diseño del estudio, ni han tenido acceso a los cidad, control de la investigación, financiación datos, ni han participado en la interpretación de de congresos, etc), afectan a actores e institucio- éstos, sino que “los sponsors del estudio –gene- nes diversos (prescriptores, consumidores, aso- ralmente las compañías farmacéuticas– han ciaciones médicas, etc.) y se han visto intensifi- diseñado la investigación y han analizado e cados en los últimos años. Sin ánimo de ser interpretado los datos” en lugar de los autores exhaustivos, algunas de las estrategias más sig- f) La financiación de congresos y jornadas a) La publicidad dirigida a los prescriptores científicas con las omnipresentes marcas de los de recetas (médicos de atención primaria y espe- laboratorios en la escenografía y las conferen- cialistas) mediante la persuasión cara a cara ejer- cias de sensibilización sobre la bondad del pro- cida por los visitadores médicos y su juego de contraprestaciones a los profesionales (viajes a g) La financiación de cursos de formación congresos, pago de asesorías y regalos varios).
continuada dirigidas a los médicos que general- b) La publicidad directa al consumidor en mente son el resultado de las compensaciones algunos países (Direct-to-consumer advertising) que la industria ofrece al sector público tras las como Estados Unidos que ha sido objeto de negociaciones con los organismos estatales res- debates ya proverbiales sobre los problemas éti- ponsables de la validación de medicamentos, de la compra de grandes cantidades para los siste- Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 52 La mercantilización de los estados de ánimo mas nacionales de salud y de la regulación de los realización de las consultas, el aumento progre- precios. En España, es indicativo que una parte sivo de la demanda y, cómo no, la preeminencia considerable de los profesionales de la salud, de protocolos y políticas sanitarias que, mientras especialmente en la atención primaria, sólo tie- “personifican” la enfermedad y los tratamientos, nen acceso a este tipo de formación a partir de los cursos promovidos por las compañías farma- Pero las estrategias de egemonia no sólo ope- ran en el ámbito de los profesionales de los siste- Obviamente, el objetivo de todas estas estrate- mas sanitarios, sino que también inciden en los gias es la creación de un “sentido común” que propios consumidores. En países como Estados permita la incorporación de las marcas comer- Unidos, con modelos de promoción directa al ciales en los mundos simbólicos de prescriptores público, las campañas son mucho más agresivas y usuarios. La promesa que se ofrece es que los y –probablemente por ello– el consumo más exa- primeros podrán resolver así los problemas asis- cerbado. En los estados donde se limitan este tipo tenciales derivados de la fuerte demanda y asu- de prácticas, las consecuencias son menores, mir con mayor facilidad su posición de saber en aunque, como hemos podido observar, no por la interacción clínica. Los segundos, por su ello de escasa relevancia. En realidad, una escena parte, contarán con un recurso para solventar sus frecuente en los dispositivos de atención es la del malestares, aunque sea al precio de desocializar paciente solicitando la receta de antidepresivos sus estados de ánimo, sus sensaciones corpora- para resolver las adversidades de su vida cotidia- les y sus aflicciones. En este sentido, algunos na. El estado de ánimo deprimido, la falta de profesionales que hemos entrevistado en Catalu- energía, la timidez, el insomnio, la muerte de un familiar, la soledad, los problemas de la vidacotidiana y del ciclo de la vida, el divorcio, la “El problema es que los profesionales nos vemos pérdida o ganancia rápida de peso, la apatía, obligados a hacer recetas. En los dispositivos públi- incluso las preocupaciones por la hipoteca y los cos es difícil dedicar tiempo a los pacientes, sobre prestamos bancarios son utilizados como moti- todo en la asistencia primaria. Son los médicos de vos para construir, en la interacción clínica, un primaria los que más recetas hacen de antidepresivos.
estado depresivo que puede ser medicalizado. Es lo que los pacientes quieren y, así, se resuelve la La presencia de “modelos explicativos”8 populares que favorecen la medicalización de “ Es la forma de que todos estén contentos, los los estados de ánimo es ya un lugar común entre pacientes, los familiares, los médicos, los laborato- los profesionales de la salud mental, que entien- rios. Muchas veces es un apoyo que puede ser útil den que los usuarios buscan en los efectos eufo- a una persona, porque está sufriendo y es necesa- rizantes de los antidepresivos la posibilidad de rio, pero en otras muchas se puede hablar de una conjurar las incertidumbres de la vida cotidiana.
Incluso los afectados y afectadas adoptan fór- “ El sistema de salud está organizado así, funciona mulas narrativas hegemónicas, como son las así. Si haces cosas diferentes empiezas a tener pro- propias del lenguaje biomédico, que facilitan la blemas. Es un problema, un conflicto entre la respon- transformación de sus malestares en enfermeda- sabilidad y la adaptación a las políticas sanitarias, a des y que encierran estructuras que dehistorizan y desocializan sus propias vivencias. Un ejem-plo etnográfico, como el testimonio del Señor K, Como se deduce de estas afirmaciones, en los sistemas sanitarios basados en la cobertura uni-versal, el exceso de prescripción se reproduce “Me llamó K y vivo en una ciudad cercana a Bar- como práctica porque se torna adaptativo a los celona. Hace tres años que empecé a sentirme mal.
intereses de la industria y al funcionamiento Consulté a un par de psiquiatras porque tengo un burocrático de los sistemas públicos de salud y a amigo en la misma situación que me lo aconsejó. Los sus deficiencias, como la falta de tiempo para la dos me dijeron que tengo una depresión. La depre- 8 Por “Modelos Explicativos” o Explanatory Models entendemos, siguiendo a Kleinman (1980), los significados o percepciones que profanos, pacientes y profesionales ofrecen sobre un mismo episodio de enfermedad o malestar y que incluyen ideas sobre la causa o etio-logía, el diagnóstico, la fisiopatología, el curso y evolución y el tratamiento. A nuestro juicio, una de las aportaciones más destacadas deeste constructo teórico es ubicar en una posición de simetría las diferentes percepciones existentes sobre la enfermedad, ya sean legas, remi-tan a saberes médicos tradicionales o populares o formen parte de sistemas expertos Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 53 La mercantilización de los estados de ánimo sión es una enfermedad terrible. A mí me costaba cen concentrarse en el mundo de sensaciones levantarme por la mañana. Siempre estaba cansado, corporales y psicológicas, en las molestias pro- sin energía. Dormía mal. A veces me pasaba la noche ducidas por el insomnio y la fatiga. Sólo cuando despierto y luego por la mañana, claro, estaba agota- continuamos interpelando por su historia de vida do. El Seroxat me ha ido muy bien. Me siento más podemos obtener la información que aparece a alegre. Veo la vida con optimismo, incluso tengo ganas de buscar trabajo. Al principio tomé P rozac, En la segunda parte, el paisaje de factores y pero no me acababa de gustar, sobre todo por la condicionamientos ha cambiado ostensiblemen- sexualidad. Mi psiquiatra (el segundo psiquiatra) me te. Ahora las palabras del Señor K nos resultan dijo que el P rozac tiene efectos secundarios, baja la más familiares e incluso evocativas de la escena libido. En cambio el Seroxat me va bien. de la Señora R y su tentativa fracasada de crear una estructura narrativa sobre sus adversidades; Es muy duro acabar una carrera y verse sin traba- sólo que, obviamente, los contenidos van en otra jo, y eso es lo que me pasó. Trabajé en varias ETTs(Empresas de trabajo temporal) y ya no podía más.
dirección, pues apelan al mercado de trabajo, el Cuando estudiaba en la facultad (derecho) me veía desempleo, la competitividad, los contratos triunfando en la vida. Yo sería un abogado conocido, eventuales, los bajos salarios, la flexibilización de prestigio, trabajaría duro, me ganaría las cosas a laboral y otros muchos factores que brotan con pulso, pero triunfaría. Al salir de la facultad y ver el fuerza, pero en un plano temporal secundario en panorama me desilusioné, me desmotivé mucho.
comparación con su primer relato de signos y Estuve trabajando con contratos temporales en algu- síntomas: el cansancio, el insomnio, la falta de nas empresas, pero siempre sin continuidad. Te con- energía, el ánimo deprimido, etc. Obviamente, el tratan por un salario miserable, te chupan la sangre y Señor K es consciente que la precariedad laboral el entusiasmo y luego puerta. “Ya conocía usted las ha afectado a su estado de ánimo. No obstante, condiciones de este trabajo” Y, joder, claro que las su primera respuesta tiende a naturalizar su conocías, pero uno siempre espera que las cosas se malestar con un “Las cosas son así”. Podemos llamar a esto alienación, en el sentido marxista Lo primero que haces cuando te has quedado en la de observar como legítimas las desigualdades calle es sentirte culpable. Debes ser una mierda para sociales y las relaciones sociales de producción que te hayan echado. Te culpabilizas y eso no te deja propias de una economía capitalista. Podemos dormir, ni vivir, ni follar, ni hacer nada. Te deja apá- también entender que ha incorporado o corpora- tico. Mi psiquiatra me dice que tengo que saber lizado –al menos parcialmente– los intereses afrontar la vida y que Seroxat me va bien para cam- mercantilizadores de la industria farmacéutica y biar mi percepción de las cosas, ser más optimista. Y los valores sobre la individualidad, la emociona- ahora lo soy. Estoy pensando en montar con un amigo lidad, el trabajo y el éxito profesional propios de una pequeña empresa, una consultoría para empre- la moderna sociedad de consumo. Sin embargo, sas. Algo de pequeña escala. Luego ya veremos,según vaya todo”.
lo que nos interesa subrayar en este punto es queel antidepresivo se ha convertido para él en un Curiosamente, entre la primera parte del rela- mecanismo de resolución de sus problemas to de nuestro informante y la segunda –que sociales y biográficos y que, paradójicamente, hemos separado con una anotación entre corche- esto ha sido posible mediante una desocializa- tes– se dispone una ruptura narrativa. La prime- ción y dehistorización de su propia experiencia.
ra parte discurre prioritariamente por un territo- Por obra de la egemonia y su poder sobre las rio simbólico de emociones, estados de ánimo, conciencias, el mundo social ha sido somatizado signos y síntomas como el insomnio y el abati- y ha perdido parte de su memoria. Ahora es prin- miento. El paisaje emocional que nos ofrece el cipalmente insomnio, depresión y fatiga. Señor K rememora, no por azar, el discurso bio- Los conflictos laborales (precarización en el médico y sus concepciones sobre la depresión.
empleo, condiciones de trabajo, aumento del El sujeto parece haber asumido los valores, cate- mobbing y otras formas de violencia institucio- gorías y modelos explicativos biomédicos, aun- nal), el desempleo, la dificultad de acceso a la que sus palabras denoten a veces poca convic- vivienda, el peso de la atención doméstica a ción, como si estuviese repitiendo un discurso familiares incapacitados (tarea que por regla sabido, pero no del todo propio, no del todo general recae en las mujeres), la pérdida de las incorporado. Es significativo que cuando le pre- redes sociales, la pobreza, la marginación, la guntamos por su experiencia, sus palabras pare- sensación de soledad y la imposibilidad de Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 54 La mercantilización de los estados de ánimo mimetizar las imágenes culturales de éxito y de miedo a endeudarse, con inseguridades sobre el consumo son algunos de los factores más invo- futuro y sin expectativas. De hecho, el antidepre- cados por los consumidores de antidepresivos sivo opera como un auténtico integrador social, que hemos entrevistado. En realidad, una parte como un instrumento de adaptación que permite considerable –aunque difícil de cuantificar– de conjurar las incertidumbres y los riesgos de des- los estados depresivos tratados en los dispositi- afiliación. Y aquí la “depresión” nos revela nue- vos de atención son malestares producidos por vamente sus poderes fetichistas, pues no sólo las adversidades de la vida cotidiana; malestares desocializa las aflicciones humanas, sino que que responden a lógicas más amplias de la también naturaliza las convenciones de un deter- estructura social y de una economía-política que demanda a los actores y los grupos familiares ajustes al mercado de trabajo y mantenimientode su capacidad de consumo. Aquí el antidepre- sivo deviene un recurso posible para soportar las incertidumbres y los riesgos de desafiliación,entendiendo ésta –y en palabras de Castel “Es el mundo encantado, invertido y puesto de (1995:36)– como la imposibilidad o dificultad cabeza en que Monsieur le Capital y Madame la estructural de los actores para “reproducir sus Terre aparecen como personajes sociales, a la par que existencias y asegurar su protección”. Quizá por llevan a cabo sus brujerías como simples cosas mate- ello, algunos informantes llegan a afirmar que este tipo de medicamentos es lo “mejor que seha inventado”. Este es el caso de la Sra. M de 37 “En realidad, como se espera demasiado de la años, administrativa, separada y con dos hijos ciencia, se la concibe como una brujería superior” “Lo bueno de tomar P rozac es que te cambia a ti El consumo masivo de antidepresivos puede y cómo te relacionas con los demás. Yo estaba angus- vislumbrarse como metáfora y metonimia de un tiada por no rendir en el trabajo. Como tenía tantos “mundo (des)encantado” en el cual los desarre- problemas personales, me había separado, mi rela- glos y las contradicciones de la globalización y ción con los compañeros de trabajo era mala. Eso su metacultura se materializan en nuevos hábitos me angustiaba y muchas noches no me dejaba dor- y comportamientos sociales. El consumidor del mir. Pensaba que me iban a echar. Me iba a quedar capitalismo tardío tiende a amagar estos desarre- sin trabajo. Cuando empecé a tomar P rozac las cosas glos y a representarlos en un lenguaje naturaliza- cambiaron. Mi jefe se volvió más comprensivo por-que su mujer también lo toma. Yo era más amable con do que apela al cuerpo más que a las relaciones los demás, incluso hacía bromas”.
sociales, a las substancias (antidepresivos) másque al discurso. Es una de las características del En el imaginario de la Señora M, Prozac se nuevo individualismo y su énfasis en el cuerpo convierte en la salvación, en el instrumento como agente hedonista y en las tecnologías cor- necesario para cambiar su perspectiva del porales como promesas de reversibilidad corpo- mundo y de las cosas y poder, así, continuar con ral (la cirugía plástica, la prolongación artificial su actividad laboral y acometer algunas transfor- de la juventud, etc) y de felicidad (la cosmética maciones, como la búsqueda de una nueva pare- psicofarmacológica). El espacio que otros ja o el cambio de vivienda. En realidad, es habi- momentos detentaron tokens como el espíritu, el tual entre los consumidores de antidepresivos sujeto, el ciudadano o la personalidad ha sido que la sensación de euforia pueda materializarse ahora ocupado por esa entidad difusa que con- densa las tensiones de la sociedad contemporá- sociedad de consumo, como la compra de ropa y nea: el cuerpo abatido, fatigado e inapetente por de diferentes productos, el cambio de vivienda o una estructura social que demanda ajustes conti- el inicio de una actividad empresarial, como en nuos y el cuerpo eufórico y sobrenormalizado el caso del Señor K. De esta forma, el entusias- que se torna adaptativo a esa misma estructura. mo se convierte en sintónico con las pautas de Evidentemente, en la actualidad continúan consumo, mientras que la época asociada a la persistiendo otros modelos ideáticos de persona “depresión” se percibe como un tiempo durante y de resolución de las adversidades humanas; tan- el cual el sujeto era un inadaptado, presa del tos al menos como los mundos culturales existen- Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 55 La mercantilización de los estados de ánimo tes. Ahora bien, las estrategias de egemonia y buena prueba de ello, pues en este proceso la bio- mercantilización de las corporaciones transna- medicina y la industria farmacéutica confluyen cionales, los procesos de convergencia de las para crear una estructura significante con capaci- diversas políticas sanitarias, la relación signifi- dad de resignificar los diferentes males locales cante que los actores establecen con el mercado (el Taijin kyofusho en Japón, la saudade en Bra- (relación consumidor-mercancía) y los vínculos sil, la fatigue en Francia, etc.) y de significar entre estos actores y los sistemas expertos pare- otros nuevos (timidez extrema, síndrome pre- cen mostrar cada vez más una mayor uniformi- menstrual disfórico, etc.). Es una faceta más del dad que invita a revisar la imagen de un mundo capitalismo tardío y de sus “brujerías”, que per- fragmentado en unidades político-culturales con mite tanto la preeminencia del “espacio” (lo glo- sus propios universos de prácticas, saberes, ten- bal) sobre el “lugar” (lo local) como poner a tra- dencias y concepciones. La popularización y glo- bajar los estados de ánimo en beneficio de balización del consumo de antidepresivos es ALONSO, J. et al. (2004): “European Study of the Epidemiology of Mental Disorders(ESEMeD) Project. Prevalence of mental disorders in Europe: Results from the European Study of the Epidemiology of Mental Disorders (ESE-MeD) project”. Acta Psychiatr Scand Suppl 420:21-7.
AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (APA). (1995): Diagnostical and statistical manual of mental disorders (4th edition), Washington, DC., American Psychiatric Association.
APPLBAUM, K. (2000): “Crossing borders: Globalization as myth and charter in American transnational consumer marketing”. American Ethnologist, 27(2), 257-282.
BRACEWELL, M. (1993): “Escape Capsule”. The Observer (Life section), 7 November 1993, 30-31.
CARLSTEN, A. et al. (2001): “Antidepressant medication and suicide in Sweden”. Pharmacoepidemiol Drug Saf.
CASTEL, R. (1995), La metamorfosis de la cuestión social. Barcelona, Paidós.
CASTELLS, Manuel (1998): La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol. 1, La sociedad red. Madrid: CIUNA, A. et al. (2004): “Are we going to increase the use of antidepressants up to that of benzodiazepines?”. Eur J COHEN, D y HOELLER, K. (2003): “Screening for depression: preventive medicine or telemarketing?”. Ethical Human FREEDMAN, D. (1992): “The Search, Body, mind, and human purpose”. American Journal of Psychiatry, 149, 858-66.
GRAMSCI, A. (1975): Quaderni del carcere. Turín: Einaudi.
GRAMSCI, A. (1985): Introducción al estudio de la filosofía. Barcelona: Crítica.
GRANT, R. (1994): “The Prozac generation”. The Independent on Sunday, 30 Jan, 12-16.
GROB, G.N. (1991a): From asylum to community. Mental health policy in modern America. Princenton: Princenton HELGASON, T et al. (2004): “Antidepressants and public health in Iceland. Time series analysis of national data”. Br J Hemels ME et al. (2002), “Increased use of antidepressants in Canada: 1981-2000”. Ann Pharmacother.
36(9):1375-9. KELLY, K (1995): Out of Control: The Rise of Neo-Biological Civilization. Menlo Park CA: Addison-Wesley.
KIRMAYER, L. (2002): “Psychopharmacology in a Globalizing World: The Use of Antidepressants in Japan”. Trans- cultural Psychiatry, 39(3): 295-322.
KLEINMAN, A. (1980): Patients and healers in the context of culture. Berkeley: University of California Press.
KRAMER, P. D. (1993): Listening to Prozac. Nueva York: Viking.
LEWIS, G. S. et al. (2005): “Growth in moderation”.Scrip Magazine, Feb, 1-4.
MARTÍNEZ HERNÁEZ, Á. (1998): ¿Has visto cómo llora un cerezo? Barcelona: Publicacions de la Universitat de MARTÍNEZ HERNÁEZ, Á. (2000a): What’s Behind the Symptom? Langhorne & Amsterdam: Harwood Academic Publishers.
MARTÍNEZ HERNÁEZ, A. (2000b): “Rendere Visibile l’invisibile. L’antropologia e la trasparenza del potere biomedi- co”. Am. Rivista della Societá Italiana di Antropologia Medica, 9/10:9-34.
Política y Sociedad, 2006, Vol. 43 Núm. 3: 43-56 04 Martinez Hernaez.xx 15/2/07 14:37 Página 56 La mercantilización de los estados de ánimo MARTÍNEZ HERNÁEZ, A. y RECIO CÁCERES, C. (2005): La salut dels menors i dels joves. Malalties i malestars en una societat desigual. Barcelona: CIIMU (www.ciimu.org). MARX, K. (1976): Capital, A Critique of Political Economy. Londres: Penguin Books. 3 Volúmenes.
MATA, I. y ORTIZ, A. (2002): “Industria farmacéutica y psiquiatría”. Revista de la Asociación Española de Neuropsi- MCMANUS, P et al. (2000): “Recent trends in the use of antidepressant drugs in Australia, 1990-1998”. Med J Aust.
MEDAWAR, C. (1997): “Marketing depression and making medicines work”, International Journal of Risk & Safety NICHM Foundation (2002), P rescription drug Expenditures in 2001: Another Year Escalating Costs. Washington NULAND, SB (1994): “The Pill of Pills”. New York Review of Books, 9 June, 4-6.
OMS (2001): The World Health Report 2001. Mental Health: New Understanding, New Hope. Ginebra: O`REILLY, B. (2001): “There’s still gold in them than pills”. Fortune Magazine, 23 July, 11-13.
RHEINBERGER, (2000): “The cell metaphor”. En Lock, M., Young, A. y Cambrosio, A. (Eds.) Living and Working with the New Medical Technologies. Intersections of Inquiry. Cambridge: Cambridge University Press.
RIMER, S. (1993): “With millions taking Prozac, a legal drug culture arises”. New York Times,13 December, A1-B8.
ROSEN, G. (1993): A History of Public Health. Baltimore: John Hopkins University Press.
SMITH, R. (2001): “Maintaining the Integrity of the Scientific Record” (Editorial), BMJ, 323:588.
The Lancet (2002): “Sponsorship, authorship and accountability”. The Lancet, 358:854-856.
TOUFEXIS, A. (1993): “The personality pill” Time, 11 October, 53-54.
WURTZEL, E. (1996): P rozac Nation. Nueva York: Free Press.
Política y Sociedad, 2006,Vol. 43 Núm. 3: 43-56

Source: http://biblioteca.ues.edu.sv/revistas/10700429-4334.pdf

Microsoft word - asociacion core--01-09.doc

ESTATUTOS DE LA ASOCIACIÓN CULTURAL CORE acts TÍTULO I DISPOSICIONES GENERALES Artículo 1.- Denominación: La Asociación “Core Acts” se constituye por tiempo indefinido al amparo de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación, y al amparo de lo dispuesto en el artículo 22 de la Constitución, careciendo de ánimo de lucro. Artículo 2.- Pers

Copyright © 2010-2014 Drugstore Pdf Search